jueves, 24 de noviembre de 2016

5 formas de bajar la ansiedad de tu hijo efectivamente

Por Adriana Acosta Bujan
La ansiedad en tus hijos puede ser percibida como problemas de conducta, y si no lo ayudas sólo empeora.
¿Cuántas veces tu hijo sale agitado de la habitación, temblando, llorando y con un ataque de pánico inexplicable? Existen algunos síntomas de ansiedad que presentan los niños a lo largo de su desarrollo, como por ejemplo: miedo a la oscuridad, a los monstruos, fantasmas, animales, a estar solos, a la muerte o miedo al fracaso escolar o deportivo; éstos suelen ser normales.

Sin embargo, sí perduran en el tiempo intensificando su comportamiento y afectando su salud física y emocional, posiblemente es un problema de ansiedad.

¿Cómo identificar a sí tu hijo sufre de ansiedad?
Por lo general los niños reflejan una preocupación excesiva de que alguien o algo terrible los separe de sus padres, nunca pueden permanecer solos, porque comienzan a alterarse y paralizarse por el miedo, algunas veces se reúsan a ir a la escuela, además que insisten en dormir en la habitación con los papás.

Son niños que presentan berrinches frecuentes cuando creen estar en una situación insegura o peligrosa, se alteran fácilmente no controlando sus emociones y sentimientos. Sienten pánico y temor intenso ante cualquier circunstancia como por ejemplo: a ser humillados ante sus compañeros del colegio.

Los niños que sufren ansiedad por lo general afectan su aprendizaje y sus relaciones con los que le rodean. Por ello, es fundamental prevenir complicaciones en su crecimiento y bajar los niveles de ansiedad para su bienestar. Te comparto algunas ideas:

1. Evitar situaciones estresantes
Muchas veces como padres enseñamos a los hijos a ser valientes, para que poco a poco desarrollen confianza y seguridad. Pero si observas que tu hijo cambia su comportamiento y llora al verse en una situación la cual le provoca angustia y miedo evita exponerlo.

No obligues a tu hijo a subirse a un juego mecánico, a hablar en público o a dormir en total oscuridad. Identifica los momentos que le provocan pánico y trata de lidiar y enseñar de manera gradual a enfrentar cada situación. Por ejemplo: dormir con una pequeña luz encendida desarrollara su confianza.

2. Mantener su mente ocupada
A todos los niños les encanta jugar, es una manera de desarrollar su imaginación y creatividad, así que aprovecha todo tipo de juegos para mantener a tu hijo con la mente ocupada. Comienza por juegos de destreza y habilidades, donde existan pequeños retos para que de manera gradual comience a vencer obstáculos y adquirir confianza en él.

No solo jugar bajara sus niveles de ansiedad, sino también las demostraciones de amor que los padres realizan al elogiar, felicitar y motivar cada logro y objetivo cumplido.

3. Enfrenta sus miedos como modelo de aprendizaje
Los niños aprenden imitando ciertas conductas, así que es momento de enseñarle con tu propio ejemplo, conviértete en su modelo a seguir para enfrentar situaciones que le provoquen miedo.

Por ejemplo: Si tiene miedo a los animales, deberás enseñar a tu hijo que ellos son seres vivos, que sienten y que por lo general no causan ningún tipo de daño.

4. Comunicación efectiva
Platicar y conocer las angustias y temores de tu hijo, te ayudará a implementar estrategias para vencer la ansiedad. Deberás hacer sentir a tu hijo que los comprende, que tú sientes lo mismo, para que logre identificarse contigo.

Ayúdalo a cambiar sus pensamientos negativos convirtiéndolos en positivos. Enséñale que todos nos equivocamos y cometemos errores, que no es malo, al contrario son aprendizajes. Siempre utiliza frases como "tu puedes", "eres muy inteligente", "la próxima vez, te saldrá mejor". Así desarrollara confianza y reducirá su ansiedad.

5. Ejercicios de relajación y de alto impacto
Es importante practicar y enseñar a tu hijo a controlar sus emociones realizando algunos ejercicios de relajación como por ejemplo: La respiración (inhalar y exhalar varias veces), levantar los brazos y piernas, cerrar los ojos y abrirlos paulatinamente etcétera.

También puedes experimentar que tu hijo realice algún ejercicio de alto impacto, como: correr, saltar, jugar a la pelota. Ello provocará que se fatigue y logre descansar con facilidad.

Recuerda siempre animar a tu hijo, motivarlo y enfocarte solo en combatir sus miedos fortaleciendo la seguridad y confianza en él. No olvides que la ayuda de algún especialista puede facilitar el proceso para bajar sus niveles de ansiedad y no alterar su desarrollo físico y emocional.

Este articulo fue realizado gracias a familias.com. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada