La envidia de un amigo, es peor que el odio de un enemigo

La envidia se manifiesta como un sentimiento de resentimiento, disgusto o celos por lo que otra persona ha conseguido y quien es propio del sentimiento se siente con alguna limitación para obtener.
La envidia que parte de un amigo, es una de las más tóxicas, porque pocas veces será identificable, nadie se siente orgulloso de sentir envidia y mientras pueda evitar ser descubierto, mejor. Pero en el caso de los amigos, ellos por lo general tienen un grado de influencia en nosotros, son libres de opinar o de “ayudarnos” a resolver algunas cosas, y consciente o inconscientemente, podrían estar saboteando nuestras acciones por sus deseos ocultos.


Son pocas las personas que sienten real satisfacción con los logros de los demás e inclusive muchos pueden alegrarse ante nuestros problemas, incluyendo a nuestros amigos y enemigos. Cada quien quiere resaltar o en su defecto, le molesta que sea otro el que obtenga el éxito… Mientras todos estén medianamente nivelados, las cosas fluirán mejor para la mayoría, de acuerdo a las percepciones egoístas.

Cuando alguien comienza a destacarse en cualquiera de sus ámbitos, los que lo miran a su alrededor, a menos que ubiquen un beneficio asociado a ese despegue, por lo general van a estar deseando que quienes le rodeen estén bien, pero no mejor que ellos. Son pocos los que honestamente a corazón abierto pueden mostrar alegría por el bien que consiguen los otros.

A la sombra del mérito se ve crecer la envidia.―
Leandro Fernández de Moratín

Podemos ver a una mujer recién divorciada, que se siente mal por la decisión tomada, diciéndole a su mejor amiga lo bien que está y toda la lista de cosas que le recomienda no soportar de su marido… esto por poner un ejemplo súper básico, pero que ocurre con mucha frecuencia. Por eso al escuchar a nuestros amigos, debemos colocar muchos filtros, porque sus recomendaciones pueden estar alineadas solamente a lo que a ellos les hace sentir mejor o les conviene de alguna manera.

La envidia es muy frecuente y se manifiesta de mil maneras, su energía siempre es negativa y muchas veces el que la siente ni siquiera se siente en capacidad de reconocerla. La mayoría de alguna manera vive comparando sus vidas con las de otros y sintiéndose superiores a algunos e inferiores a otros. Si invirtieran esas energías en crecer, en enamorarse de su vida, no tendrían que estar tan pendientes de los acontecimientos de la vida ajena y probablemente su calidad de vida mejoraría considerablemente.


Fuente: el post completo y original lo puedes consultar en rincondeltibet

Comentarios

  1. Líbrame señor de mis enemigos que de mis amigos ya me libraré yo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmediatamente pensé en la misma cita bíblica.....bien.

      Eliminar
    2. E&CELENTE PERO YO DIRIA LO CONTRARIO...LIBRAME SEÑOR DE MIS AMIGOS,QUE DE MIS ENEMIGOS ME LIBRARE YO..ES MAS FACIL POR QUE A TUS ENEMIGOS VAN DE FRENTE Y ABIERTAMENTE LOS PUEDES RECHAZAR EN CAMBIO TUS AMIGOS ESTAN A TU LADO ENMASCARANDO SUS ACCIONES EN NOMBRE DE LA AMISTAD QUE LOS UNE...SEÑOR LIBRAME DE MIS AMIG@S...TU SI CONOCES SU INTERIOR..

      Eliminar
    3. Es cierto, es mejor cuidarse de los amigos porque son como lobos rapases

      Eliminar
    4. Luego entonces no son verdaderos amigos...

      Eliminar
    5. Interesante Nota... a seleccionar bien nuestras amistades.

      Eliminar
  2. Excelente, con mucho trasfondo y enseñanza....

    ResponderEliminar
  3. Este articulo es bueno, pero al tiempo puede limitar a personas que tiene el deber de denunciar a marchantes que de alguna manera se han enriquecido de manera ilícita, entonces muy bien podrían apelar a esa definición que no le toca, si así fuera el asunto. Hay que diferenciar cada caso...

    ResponderEliminar
  4. EXCELENTES MENSAJES EN APRENDIZAJE RECREATIVO.....

    ResponderEliminar
  5. Conozco del tema en realidad muy asertivo

    ResponderEliminar
  6. Conozco del tema en realidad muy asertivo

    ResponderEliminar
  7. En lo personal no dejo que el celo y la envidia me roben un/a amiga/o...cuesta encontrar uno. Busco una virtud en esa persona que complemente una debilidad mía...y se que una virtud mía complementa una debelidad en la otra persona, entonces la envidia no tiene lugar. Se trabaja como en todo lo que se pretende conservar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen punto, sin contar cuando esas diferencias logren liberar los celos de tu amig@ a tal grado que intoxique tu salud mental, y te llené de mala vibra. No todos los amig@s se alegran de que al otro le vaya mejor que a ellos, y ahí es cuando te afecta directamente ese tipo de actitudes.

      Eliminar
  8. En lo personal no dejo que el celo y la envidia me roben un/a amiga/o...cuesta encontrar uno. Busco una virtud en esa persona que complemente una debilidad mía...y se que una virtud mía complementa una debelidad en la otra persona, entonces la envidia no tiene lugar. Se trabaja como en todo lo que se pretende conservar.

    ResponderEliminar
  9. Dios mio somos pocos los que nos alegramos realmente de los logros de nuestros amigos ?? Q mal..

    ResponderEliminar
  10. Lo he notado en algunos amigos y trato de no ser influenciado. Mi mejor amigo es mi esposa e hijas.

    ResponderEliminar
  11. Justamente, mi hija acaba de lidiar con una "amiga" así! Mi hija Laura y Patricia se conocían desde hace varios años, debido a sus estudios Laura se fue a vivir al extranjero, guardando contacto con sus amistades por los medios sociales, eventualmente Patricia se anima y va a visitar a mi hija Laura y decide quedarse a vivir con Laura, cuatro meses después yo fui a visitar a mi hija; me encontré con un cuadro de "amistad" bastante desagradable, Patricia traía puesta la ropa de mi hija, aunque no le dí mucha importancia me pareció extraño, cuando Patricia iba a trabajar se llevaba el auto de mi hij; en casa, aún teniendo ella su propia tableta, usaba la de Laura, en una ocasión Laura llegó a casa con semblante pálido diciendo que le habían robado su bicicleta, no fue asi, Patricia la había usado y había decidido dejarla estacionada en la calle durante tres días!! Los gastos de la comida eran compartidos, pero como Laura trabajaba todo el día, a veces no tenía tiempo para comer en casa, Patricia se ocupaba bien de comer "por las dos" muchas de las amistades de Laura, se volvieron como por arte de magia, amigas de Patricia también!
    Hablé con Laura, le expliqué lo que yo había notado, al principio lo dudó y no le dió mucha importancia, así pasaron los días (estuve 2 meses) y Patricia empezó a provocar fricciones de manera muuuy sutil y astuta entre mi hija y yo, pero para no agravar la situación opté por salir a pasear solo con mi hija, evitando toda posibilidad de pasar malos momentos provocados por Patricia. Llegó el momento de partir y me despedí de mi hija con un nudo en el estómago sabiendo que la dejaba con esta persona tóxica y abusiva, un verdadero parásito! Cuatro semanas pasaron para que mi hija se diera cuenta por sí misma, ya con una manera más observadora, empezó a constatar que efectivamente Patricia se comportaba como un parásito, las tensiones aumentaron. Un día mi hija regresó a casa, Patricia se había marchado, por la noche, recibió un mensaje por su celular diciendo que no deseaba continuar más en casa y con tantas tensiones. En ningún momento mencionó la más mínima gratitud hacia Laura, por todo lo que había usado, comido y vivido con ella, se fue como una vulgar ladrona. Laura finalmente pudo constatar que Patricia solo decía que era "su mejor amiga" porque así le convenía a ella. Su amiga, porque estaba muy cómodamente viviendo de todas las comodidades que Laura podía ofrecerle! Patricia ahora vive con otra "amiga" y Laura continúa con sus estudios tranquila y sin parásitos rondando en casa. Y yo felíz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvidé mencionar, que durante ese tiempo mi hija tenía novio, lo cual Patricia lo resentía como un intruso, cuando finalmente rompieron, Patricia estuvo felíz pues ya toda la atención de Laura la tenía solo para ella , Patricia si salía con dos o tres chicos al mismo tiempo, pero eso no le incomodaba.

      Eliminar
    2. Tuve la impresión que quería robarle a mi hija su personalidad, sus amistades y todo lo material! Incluso llegué a temer que algún día llegase a hacerle dañño, tantos celos y envidias escondidas, un día inesperado podía haber estallado y dejado salir la verdadera personalidad de esa envidiosa!

      Eliminar

Publicar un comentario